Acceso alumno

ANTE UNA GRAN DECISIÓN EN MI VIDA ABRIL 2014


 

Ante una gran decisión en mi vida

 

Decisión

 

En la vida estamos constantemente tomando decisiones, incluso elegir no tomarlas, implica ya  paradójicamente haberlo hecho. Y esta circunstancia, la de ser de alguna manera un poco más dueños de nuestro destino, no es para todos una tarea fácil ni muchas veces, placentera.

 

Perfiles-personas-caminos

Así, hay personas que prefieren procastinar, dejarlo para el último momento aplazando el estrés que genera la decisión, hasta que lo encuentran acumulado al final del camino “haciendo migas” con la prisa que los empuja, inconscientemente, a asumir un riesgo mayor en la elección. A ellos podríamos recordarles que la prisa se tropieza con sus propios pies y no es la mejor compañera de una decisión importante. Puede llevarlos a escoger lo más fácil o lo primero, que no necesariamente tiene que ser lo mejor.

 

Hay quien confunde el “fluir” con el soltar por completo el timón de su barco en el río de la vida, evitando asumir responsabilidades y dejando que la corriente les lleve sin intervenir; pero también han de aceptar que pueden terminar en una orilla a la que no querían llegar. A ellos Walt Disney les diría “pregúntate si lo que estás haciendo hoy te está conduciendo al lugar donde quieres llegar mañana”.

Decisión

 

Hay hasta quien empieza y no termina, analizando y analizando sin llegar a resolver. Como se suele decir, llegando a la parálisis por el análisis. A ellos podríamos referirles a los estudios que Investigadores de la Universidad de Duke han publicado recientemente en la revista  Psychological Science  y que mantienen que “tener demasiado tiempo para pensar cuando el problema es complejo, puede conducirnos a valorar la información menos importante y a cometer errores”. Al final después del proceso reflexivo toca cerrarlo con la decisión, asumir un cierto grado de incertidumbre y riesgo, contrarrestarlo con positividad y confianza, y pasar a la acción.

Y por último hay algunos campeones en esta labor, gente que entrena a diario el músculo de la decisión. Hay personas que tienen visión, perspectiva y claridad de ideas que consideran los factores objetivos y los subjetivos. Seguro que ellos nos dirían que a pesar de todo, el control no está totalmente en sus manos, pero que al menos intentan hacer lo mejor dentro de lo posible.

 

¿Quién o qué decide en nosotros?

 

Efectivamente, es una tarea compleja decidir, en ella intervienen multitud de factores vitales y funciones intelectuales. Sería ideal contar con un GPS incorporado, poder marcar un origen y un hipotético destino y que nuestro navegador cerebral fuera tomando las mejores alternativas para llegar cuanto antes y en las mejores condiciones, a la meta final. Pues bien, parece que las últimas investigaciones en neurofisiología apuntan  en este sentido.

Decisión

 

John-Dylan Haynes, neurocientientífico del Bernstein Center of Computational Neuroscience publicó recientemente los resultados de un experimento con un escáner cerebral en el que las personas debían tomar decisiones muy sencillas. Podían decidir libremente si pulsaban un botón a la izquierda u otro a la derecha. Registrando la actividad cerebral, descubrieron que se podría predecir su decisión (si iban a pulsar el botón de la izquierda o de la derecha), siete segundos antes de que la hubieran tomado. Es decir, no siete segundos antes de que pulsaran el botón, sino siete segundos antes, incluso de que pensaran que habían decidido cuál iban a escoger. Parece que el cerebro, como un navegador, procesa previamente todas las opciones inconscientemente y al final, cuando te decides, es cuando interviene la mente consciente.

 

Razón vs emoción

Según la “hipótesis del marcador somático” en ese procesamiento inconsciente influyen vivencias y experiencias acumuladas en nuestra memoria que provocan en nuestro organismo reacciones somáticas que a su vez, se traducen en experimentar un estado emocional, negativo o positivo. Éste nos llevará a tomar una decisión u otra. Ya nos decía Carl Jung el siglo pasado, que las grandes decisiones de la vida humana tienen mucho más que ver con los instintos y otros “misteriosos factores inconscientes”, que con la voluntad consciente y la razón.
En lenguaje coloquial, hay veces que nuestra cabeza dice sí, nuestro corazón dice no y nosotros decimos entonces, … no sé.

 

Decisión

 

Sabiendo todo esto no queda más remedio que integrar ambos hemisferios. Hay que poner “cabeza” en el “corazón” y viceversa, que se comuniquen y bailen juntos, ya que el corazón con su lenguaje de intuiciones y sensaciones nos habla de importante información que tenemos a nivel inconsciente. Eso en definitiva significa conocernos más profundamente para poder decidir mejor.

 

Decisión

 

Tendremos que ver por ejemplo, para nosotros qué es más importante la seguridad (que nos lleva a pensar ¿por qué hacer esto?) o la felicidad (desde aquí se piensa y ¿por qué no hacerlo?). Parece que los estudios indican que las decisiones que tomamos suelen tener más que ver con el primer que con el segundo factor. Esto no es ni bueno ni malo, solo apunta a que el perfil de decisión debería ser coherente con el perfil personal de cada uno. Por ejemplo: para el poeta  Robert Frost quizás tomar una decisión que le hubiese traído seguridad y predictibilidad a su vida, no le hubiese hecho feliz…

 

Busquemos algunas ayudas en la toma de decisiones:

 

1. Calmar la mente antes de empezar. La filosofía oriental habla de distintos aspectos de lo que denomina “manas” y que comprende pensamiento y emoción. Utilizan el símil de un lago en el que si el agua (emoción) está agitada, las partículas de barro (pensamiento) se revuelven (confusión) y todo se enturbia. Pero cuando se aquieta, el agua se vuelve más clara y la luz del sol (intelecto) puede penetrar mejor para poder ver el fondo (del problema)

 

Decisión

 

2. Lapiz y papel: también dicen los orientales que la mente es como un mono saltando de una rama a otra, sin descanso. Algo tan sencillo como un lápiz y un papel nos ayuda a dirigir el análisis, enfocarlo y seguir unas pautas que ordenen el proceso reflexivo.

3. La técnica puede servir de referencia ante decisiones importantes:

  • Plantear el problema (definirlo correctamente: ¿qué es lo realmente importante en él?).
  • Plantear las distintas alternativas : si es una decisión vital, es necesario proyectarse en el tiempo y no atender sólo al corto plazo. Y recordar que no es bueno tomar decisiones de largo con las emociones del corto plazo.
  • Valorar cada una de las opciones puntuando del 1 al 10 consecuencias positivas y las negativas.
  • Seleccionar la mejor alternativa, y desarrollar un plan de acción si es necesario (con pasos y fechas). Si surgen dificultades en el último paso, quizás haya una necesidad de seguridad mayor de lo ideal y toque abandonar la idea de encontrar la decisión perfecta. Ya sabemos que a mayor necesidad de seguridad, mayor duda. Hay que aprender a tolerar un cierto grado de incertidumbre.

4. Consultar con la almohada: Los neurocientíficos han identificado varios motivos por los que conviene dormir antes de tomar una decisión importante. Por un lado, tal y como ha demostrado Matthew Walker, de la Universidad de California en Berkeley, mientras soñamos -en la fase REM del sueño- nuestro cerebro suaviza las emociones dolorosas o desagradables almacenadas en la memoria. Y con menor carga emocional, vemos con más claridad y nos sentimos más capaces de afrontar las experiencias. A esto se suma que investigadores de la Universidad de Duke demostraron que una noche sin dormir aumenta la actividad cerebral en regiones que evalúan los hipotéticos resultados positivos, de tal modo que la falta de sueño potencia las decisiones arriesgadas. Consultemos con la almohada por tanto, para poder ser más certeros en nuestros juicios, sentirnos más capaces y evitar asumir riesgos innecesarios.

 

Ante una gran decisión en mi vida: Seleccionando especialidad

 

Decisión

 

En estos días miles de MIRes se enfrentan a ese difícil proceso, el de la selección de especialidad y plaza Muchas veces, cuando hablamos con ellos, nos plantean dos problemas: Tenerlo claro y no tenerlo. El primero por la presión de tener que conseguirlo y el segundo por la presión de tener que decidirse. Y deshojando la margarita van comenzando por eliminar las que no les gustan…

Es una elección importante y por tanto, debe ser fruto de una profunda reflexión en donde, si es necesario, podemos apoyarnos en los pasos que citamos anteriormente:

  1. Definir el problema: Por ejemplo ¿qué especialidad es la mejor para mi? Y en ese “mi” tenemos que valorar los aspectos personales siendo consciente de mis gustos y prioridades en la vida.
  2. A partir de esta reflexión, definimos las distintas alternativas de especialidad.

A continuación, quizás podemos seleccionar y ordenar los 4/5 valores más importantes dentro del ejercicio de la medicina y podemos cruzarlos con cada una de las especialidades, puntuándolos de 1 a 10. Introduzcamos el medio-largo plazo pensando en las consecuencias positivas y negativas (pros y contras) de cada una de estas opciones. Puntuémoslas también. Y al final, seleccionemos:

 

Decisión

 

 

Y si la especialidad ya está clara, este sistema valdría para realizar la lista de plazas preferidas aplicado en los distintos hospitales, valorando cada una de los aspectos importantes (docencia, público/privado, ambiente, número de residentes del servicio, cirugías, guardias, salidas, ciudad en la que está, etc).

Desde nuestra Academia, Curso MIR Asturias, conscientes de la importancia de este momento, también intentamos ayudar poniendo a disposición de nuestros alumnos una Guía digital de Elección de Plaza que incluye tanto aplicaciones de toma de decisión específicas (test de elección) como información cuantitativa (aplicación de búsqueda de especialidad y plaza en función de número MIR) y cualitativa (videos de los profesionales sobre cada una de las especialidades) Además, los profesores, tutores y directores del curso están atendiendo consultas desde que terminó el curso para, en la medida de lo posible, ayudar a los compañeros también en este último paso.

Preparación del camino…

Los estudiantes de medicina, sin darse cuenta, ya están recopilando datos en función de experiencias, de forma más o menos consciente, para formular preferencias de especialidad que luego encontrarán definidas más adelante. Quizás ya está influyendo en esa idea un profesor que disfruta con la impartición de su asignatura y contagia al alumno esa pasión, quizás una línea familiar que condiciona, quizás una película o una serie, quizás una experiencia positiva o negativa con algún servicio en alguna práctica..  Hacerse consciente de ello, y realizar en algún momento ese proceso previo de reflexión, permitirá ir analizando y recopilando datos de forma más consciente y dirigida hacia la selección de especialidades que sean más adecuada para cada persona.

El mundo necesita gente que ame lo que hace..

Pero sabemos todos que al final conseguirlo es fruto, no sólo de una decisión perfecta,  sino más bien de una actitud correcta ante la vida. Afrontar las amenazas como retos y poner el corazón en conseguir realizar lo mejor en cada momento. Al final no es sólo las cartas que elegimos y que nos reparte la vida, sino también cómo decidimos jugarlas

En definitiva: apertura, implicación, positividad y confianza….

Como decía Steve Jobs quizás al final de la vida podremos darnos la vuelta y observar el camino seguido para descubrir que puntos, aparentemente inconexos (decisiones y vicisitudes), han acabado uniéndose marcando un sendero que tiene sentido y nos lleva como el GPS a la meta, aquella en la que podamos alcanzar la mejor versión posible de nosotros y de nuestra vida:

 

Decisión

A todos los MIRes en estos días:
Buena visión, buena decisión, buena actitud y gran celebración.
¡¡Felicidades!!

 

 

SAP (Servicio de Apoyo Psicológico)
Curso MIR Asturias

 

 

 

 
 


© Cursos Intensivos MIR Asturias, S.L.
Créditos: Estudio L.Aulló
Este sitio web utiliza cookies para analizar nuestro tráfico o proporcionar funcionalidades a las redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.. Aceptar | Más información